SOLO ESTA NOCHE

esta-noche

Quizá sólo sea yo, puede que mejor o peor, quién sabe. Si me descuido me convierto en hielo, pero si me concentro me deshago, que si respiro me convierto en fuego.

Cuéntame una historia, pero no una cualquiera, si puede ser una que no conozca, hazlo de tal forma que me lo crea, haz que tus palabras se claven en cada rendija de mi piel, que las sienta como si fueran mías, cógelas con fuerza por si empieza a soplar el viento, que no vuelen, que si vuelan lo más probable es que vuele con ellas. Pero solo esta noche, una sola y ni una más.

Sírveme una copa de vino, deja cerca la botella, puede que tengas que rellenarla otra vez, todas las que necesite para creerte. Ten a mano un salvavidas también, puede que con tanto vino haya que salir nadando.

Cógeme la mano, agárrala con firmeza, como si quisieras retenerme, como si te asustara que de repente desapareciera, acaríciame los nudillos de las manos, acércate un poco más.

Mírame a los ojos, como si quisieras retener esa imagen para siempre, no tan lejos, necesito que estés más cerca. Deja que nazca el deseo, deja que se apodere de ti, trágate las palabras y que hablen las miradas. No perdamos más el tiempo, no nos queda mucho para que se apaguen las estrellas.

Cuando los rayos de sol empiecen a colarse en la habitación y sólo queden dos copas vacías, coge tus cosas y corre lejos, sé sigiloso, procura que no me despierte. No dejes nada más que lo vivido, y vete.

Anuncios

ADIÓS

 

Decir adiós quizá sea una de las tareas más difíciles a las que nos enfrentamos a lo largo de nuestra vida, aunque hay despedidas que duelen más y otras un poco menos, hasta hay algunas en las que ni nos inmutamos, simplemente nos vamos y lo dejamos atrás, como si nada.

Hoy quiero hablaros de aquellas que nos dejan un sabor agridulce, de las que aún a sabiendas de que van a llegar y creer que estamos preparados para cuando llegue el momento, duelen, parece que no van a llegar y de repente te encuentras con un capítulo más de tu vida acabado y cerrado. Y aunque lo intentes, sea como sea, no puedes volver ni corregir los errores, lo hecho, hecho está, y así vas cerrando capítulos y empezando otros. Cuando empiezas, tienes una presión en el pecho que te dificulta la respiración y te nubla los pensamientos, es como si aún siguieras atrapado en aquél momento, lo piensas y de alguna forma desearías que aquello no hubiera terminado aún a sabiendas de que lo que nos espera puede ser mucho mejor. Tenemos miedo, miedo a lo que desconocemos, miedo a enfrentarnos a nuevos retos, y la comodidad y seguridad de lo conocido es nuestro mejor calmante, pero cuando se acaba nos asustamos tanto que hasta nos escondemos entre las sábanas, creyendo que así estaremos más seguros.

Que sí, que decir adiós nos cuesta, y mucho, pero lo que realmente nos cuesta es superar el miedo, dejarlo atrás, las despedidas no suelen gustarnos mucho, porqué nos duelen. Para que deje de doler solo hay que echar el miedo, y si es necesario a patadas. El día en que dejemos de sentir tanto miedo, cada vez que hay que dar un paso hacia delante, dejará de dolernos tanto, porqué seamos sinceros, somos humanos y nacemos con el miedo instalado en nuestros cuerpos, pero solo depende de nosotros cultivarlo o no.

VERSATILE BLOGGER AWARD

¡Estoy emocionada y nominada a los VBA! Primero de todo, dar las gracias a Edelsteine por la nominación, por sus magníficas entradas con las que me siento muy identificada, y su apoyo en esta aventura que empezó hace unos meses, de verdad y con el corazón en la mano, muchas gracias.

Aquí van las 7 cosas raras sobre mí:

  • Vivo en mi propio mundo y soy muy solitaria, me gusta estar conmigo misma.
  • Aparento frialdad, pero por dentro de fría no tengo absolutamente nada, solo es una coraza.
  • Amo los libros, no podría vivir sin ellos, y me encanta escribir, mi vida gira entorno a las letras.
  • Cuando escribo me siento un poco más libre, las letras me liberan de lo que me atormenta.
  • Adoro la cerveza y el vino.
  • Tengo una obsesión con los relojes de sol.
  • Me encanta viajar y conocer nuevos lugares.

 

Y ahora me toca nominar a alguien, no me ha costado mucho decidir, lo tengo muy claro, es alguien que ha estado desde el principio, que me apoya mucho, y encima escribe de maravilla.

Mi nominada a los VBA es…

Arantxa González

Os invito a leer su blog, sus entradas no dejan a nadie indiferente.

 

¡Feliz jueves!

 

 

SIGAMOS SUMANDO

A pocos días de poner fin a éste año y dar la bienvenida al siguiente, nos toca hacer el balance anual de lo bueno y malo, aunque cuando miramos atrás nos cuesta ver lo malo, y es que será que todas esas cosas buenas que han ocurrido pesan demasiado o que preferimos dejar de lado todo aquello que nos ha herido, que hay que permitir a las heridas cicatrizar. Es curioso pero casi siempre nos ocurre lo mismo, aunque siempre hay quién se queja por haber sufrido más de la cuenta, que se aferran a todas aquellas heridas abiertas y no permiten que se curen, ya se sabe “Different strokes for different folks”.

Es el momento en que todas aquellas emociones negativas, las que hemos sentido en circunstancias en las que hemos querido desaparecer de la faz de la tierra, se esfuman, se quedan en nada, será porqué todo ocurre por alguna razón y si lo analizamos un poco seguro que aquél momento embarazoso nos ha aportado algo que nos faltaba, valía, seguridad, fuerza, hasta puede que nos haya conducido a algún lugar dónde hayamos sido tremendamente felices, dónde algunas personas nos hayan robado el corazón. Nada ha sido en vano, repito, nada.

Puede que los silencios nos hayan vuelto locos, puede que tanta locura nos obligara a perder el norte, hasta puede que los impulsos nos la hayan jugado, que tanta mentira al final resultase ser verdad, que las rosas no fueran rojas, y es que todo ha servido para hacernos crecer, para cultivarnos, que sumamos años, pero también ilusión, conocimientos, felicidad, sonrisas…

Durante todos los meses que han compuesto el 2015 nos hemos cruzado con muchos y compartido con otros tantos, algunos que siempre permanecen, que en mayor o menor frecuencia siempre están, año tras año, otros que salen de la nada y te roban el corazón, y algunos de los que aparecen solo en algún momento para mostrarte algo que quizás pasases por alto y luego desaparecen. Todos ellos forman parte de éste año que va quedando atrás, aunque nos hayan dejado alguna que otra espina clavada en el corazón, nos han enseñado a querer un poco más.

Ahora nos empeñamos en proponernos nuevos propósitos para el próximo año, aún a sabiendas que no vamos a cumplir ni la mitad, pero la ilusión de empezar algo nuevo, las ganas de ser mejores no nos las va a quitar nada ni nadie.

Que cuando nos tomemos la última uva abramos los brazos y, con todo el cariño que guardamos en nuestras almas, acojamos a este nuevo año que nos espera, que disfrutemos del presente y no nos aferremos al pasado, que soñemos el futuro.

¡FELIZ 2016!

IMG_0371.JPG

DE LAS NUBES PARA ARRIBA

Como dicen, las historias no se escriben con el cuerpo pegado al sofá. Si no quieres creerme te invito a intentarlo, no salgas de casa más que para lo estrictamente necesario y si puedes haz la compra por internet, cuándo lleves unos días así prueba a sentarte frente a un papel en blanco, coge un bolígrafo y escribe, prueba de describir sentimientos, de hacer una reflexión o de crear una historia, o yo que se, solo prueba de contarle algo al papel, y si lo consigues no tengo nada más que decirte, solo felicitarte por ser un genio. Yo lo he intentado y ¿sabes cuál ha sido el resultado? Nada, solo palabras vacías que carecen de sentido alguno.

Vacío y muerte, dejar de sentir y en definitiva de vivir, y aunque aún respires créeme que estás más muerto que vivo, y es que parece que aún hay mucho loco suelto que tiene miedo a vivir, y se quedan sentados viendo la vida pasar, no vaya a ser que al primer paso se tropiecen y vayan a hacerse un rasguño, por pequeño que sea. Igualmente, no nos olvidemos de los locos que han decidido cerrar su corazón con llave, que cierran las puertas a toda oportunidad de ilusionarse con algún proyecto con la excusa de que no quieren fracasar, así como a enamorarse, que no quieren conocer el amor por miedo al poder que puede ejercer sobre ellos.

Llegados a este punto tengo algo que aclarar, y es que el miedo no paraliza solo nos pone en alerta, no deja de ser una emoción más que en muchas ocasiones puede ser de gran ayuda, nos ayuda a fijarnos más en todo lo que nos rodea, nos ayuda a analizar los riesgos. El pánico es muy peligroso, no permite ninguna reacción, te paraliza, no te deja pensar, y mientras se instala dentro de nuestras almas podemos morir, hay que huir de él, pero al miedo hay que dejarlo pasar de vez en cuando.

Que vivir se trata de sentir, pero no de sentir pánico, de salir a correr sin pensar que nos vamos a caer, aún sabiendo que hay un 90% de probabilidades de que ocurra, porqué si lo pensamos, si tenemos miedo a caernos la caída va a ser inevitable, pero no sufras que ninguna caída va a ser en vano. ¿No es mejor salir a correr, caerse y levantarse que quedarse paralizado sin moverse? Con las caídas aprenderemos qué obstáculos hay que esquivar y trazaremos nuevos caminos para llegar dónde queramos, hasta que llegue el día en que no nos volveremos a caer, y también aprenderemos que si realmente confiamos en nosotros mismos puede que algún día empecemos a volar, será entonces cuando empecemos a escribir nuestra historia.

Un día me cansé de no vivir, y decidí caerme una vez tras otra y ahora he aprendido a volar, y así voy por las nubes todo el día, pintándolas de historias, pintándolas de mí, así difícilmente olvide quién soy.

DICIEMBRE

Escalofríos y temblores, hasta aparecen grietas en las manos si nos dejamos los guantes en casa, y no es porque esté pasando algo emocionante, el frio se está instalando en la ciudad, poco a poco va llegando a nuestro hogar, nos persigue hasta que nos atrapa, y cuando lo hace no hay vuelta atrás, solo queda esperar. El abrigo se convierte en nuestro mejor aliado para resguardar nuestros corazones helados.

Con él llegan las últimas oportunidades para deshacer todos los nudos que no nos dejan respirar, para romper todas esas cadenas que nos atrapan y nos impiden avanzar.

No queda mucho tiempo para pedir perdón y perdonar, aun así decidimos que es mejor esperar, que después de 11 meses ya no viene de unos días más, que abandonar el orgullo no es fácil para aquellos que se alimentan de él.

Nos han entrado las ganas de querer, de querernos más a nosotros mismos, a los que están cerca, a los que tenemos lejos y a los que ya se fueron.

Durante estos últimos días parece que todo queda más cerca del principio y del fin, y el hielo parece convertirse en fuego. Nuestros corazones helados se derriten y entonces las lágrimas se instalan en nuestras mejillas cada vez que vemos, oímos o sentimos una muestra de amor, de gratitud o de amistad, o cuando el viento nos trae aquellos recuerdos que solemos tener guardados en algún lugar del polo norte, remolinos de frío que nos vuelven locos, pero de remate.

Y es que en diciembre nos da por querernos un poco más, así parece que el frio no duele tanto…