CUERPOS DE HIELO

osho

A veces me da miedo hablar de él, a veces lo siento tan arraigado a mí que incluso le oigo gritar. Es que tiemblo si lo pienso, sí lo reconozco, lo oculto tanto como puedo.  No quiero que se apodere de mí, por eso lo agarro muy fuerte, para que se quede ahí y no salga, no vaya a ser que grite y la ciudad se despierte, no vaya a ser que todos se den cuenta que me tiembla la voz.

Y es que esa coraza que nos hemos construido no nos deja ni siquiera hablar de él, no nos permite ni nombrarlo y si alguien lo hace es que está loco, pero no un loco cualquiera si no uno de los que necesitan ayuda profesional. No nos permitimos dejarlo ir, nos han enseñado que es mejor así, fingir que no existe, aun a sabiendas de que está ahí, a ser duros con el mundo y con nosotros mismos aún más, que eso es lo que importa, ese es el camino al éxito.

Nos hemos convertido en cuadrados porqué ya nos da miedo rodar. Nos hemos quedado helados por el frio que aun está por llegar, tanto que ahora somos el hielo que no se deshace ni en el corazón de un volcán.

Pero no siempre es así, cuándo nadie nos ve, cuando nos cobijamos en nuestros hogares, abrimos una botella de vino y a veces lloramos, otras gritamos, o todo a la vez, la cuestión es sacarlo todo. Ese es el momento en que somos nosotros mismos. Empieza a deshacerse el hielo y arden los corazones, es ese momento en que nada importa porqué no hay nada, tan solo nosotros y el miedo, un cara a cara, y lo que ocurre es que casi siempre le ganamos, quizá no basta con un solo enfrentamiento, puede que necesitemos más de uno o más de 10, lo que está claro es que tarde o temprano lo acabamos venciendo, ¿la prueba? Seguimos vivos.

Es entonces cuando nos damos cuenta de que cuando sacamos el miedo, aunque sea a golpe frio, cuando nos enfrentamos a él, es cuando somos más valientes, después de todo somos capaces de seguir sonriendo, más vivos, más libres, y esto no es lo que nos contaron, y en ese momento nos abrazamos muy fuerte.

Aun así no tardamos en salir a la calle y nos faltan segundos para decidir que es mejor esconderlo, que no parezcamos débiles, que no seamos carne de cañón, que no nos coman, aunque el de al lado esté igual de asustado, qué más da.

Nos da por creer que enfrentarse al miedo es un asunto personal, quizá sea por eso que en ocasiones tenemos que correr para poder escondernos en cualquier lugar y sacarlo, aunque sea escondidos detrás de la barra de un bar. Quizá sea por eso que el mundo parezca estar lleno de cuerpos de hielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s